Del campo a la ciudad: historias de vida y migración

Se inauguró en la Sala Frey la muestra “Viajando con el Recuerdo”, que reúne historias, fotografías y objetos de personas que llegaron a Bariloche desde la Línea Sur y ámbitos rurales de otras provincias.

“Nunca pensé que iba a hacer esto”, contó un poco sorprendida Jobina Painefilú, una de las integrantes de la Mesa de Concertación de Personas Mayores de los CAAT Nº 4 y 5/6, en la conferencia de prensa en la que se presentó la muestra “Viajando con el Recuerdo”, que ya se puede ver en la Sala Frey del Centro Cívico.

Jobina es integrante del Centro de Jubilados y Pensionados “Rosa Mosqueta”, que conforma la Mesa junto a los centros “Cumbres Nevadas” y “El Amanecer” y el Grupo de Personas Mayores “Pirén”. Se trata de un espacio coordinado por la Dirección de Promoción Social, que funciona bajo la órbita de la Subsecretaría de Políticas Sociales de la Municipalidad.

Paula Barberis, titular de esa subsecretaría, fue parte de la presentación, y explicó que “la idea surgió en conjunto con la Universidad Nacional de Río Negro, lo que se buscó fue empezar a recrear las historias de vida y trayectorias de migración de estas personas, y ahí empezaron a trabajar con cartografías, historias, fotografías y objetos, para poder crear esta muestra”.

De hecho, en noviembre pasado esta muestra se montó en el hall de la Escuela Municipal de Arte La Llave en una presentación conjunta con el Municipio, el equipo de investigación a cargo del proyecto “El desplazamiento a las ciudades como efecto del genocidio indígena: una aproximación etnográfica al caso de Bariloche” de la UNRN, y la Fundación Gente Nueva.

En esta oportunidad, quienes integran la Mesa de Concertación de Personas Mayores —en su mayoría, mujeres— reeditaron la muestra para adaptarla a la Sala Frey, y poder acercar a la comunidad sus historias de vida.

La muestra puede visitarse hasta el próximo lunes 10 de febrero, todos los días de 10 a 20 hs con entrada libre y gratuita. “Viajando con el Recuerdo” busca visibilizar y promover un proceso participativo de reconstrucción, reconocimiento y valorización de la identidad a partir de la pertenencia al lugar de origen, el territorio y la historia familiar.

María Troncoso contó que “también soy del campo pero hace años vivo en Bariloche, me parece interesante hacer esto para que todas las personas mayores se sientan mejor, todavía no terminamos la vida y seguimos nomás”. Y añadió: “Tienen que visitarla porque dice muchas cosas de lo que nosotros vivimos, toda la gente de todos los parajes, participamos muchas personas y esperamos que nos vean”. Isabel Paz también invitó a la comunidad a conocer estas trayectorias de vida: “Rejuntamos cositas que teníamos en la casa, antigüedades, fotografías, cosas que hacían las mamás, espero que la gente vaya a verlo porque nosotros estamos ahora en la edad que tendrían nuestros padres”. Isabel vive en Bariloche hace cerca de 40 años, pero señala que “uno cuando vivía en el campo no tenía ni idea de lo que es un pueblo, yo conocía Comallo recién a los 12 años y para mí era imposible llegar acá a Bariloche, pero tengo historias muy lindas del campo, porque ahí te criás humilde”.