La campaña “Que la Noche Sea Nuestra” llega al Festival Mujeres a la Patagonia

El Área de Género y Diversidad Sexual y el Centro de Prevención de Adicciones (CPA) del Municipio participarán de distintas actividades de concientización en el encuentro de mujeres de la música este fin de semana.

Como parte de sus actividades de prevención y promoción, el Centro de Prevención de Adicciones (CPA) y el Área de Género y Diversidad Sexual —ambos dependientes de la Secretaría de Desarrollo Humano Integral del Municipio— serán parte del Festival Mujeres a la Patagonia, que comenzó ayer y se extenderá hasta el 2 de febrero en Bariloche.

El objetivo es llevar allí la campaña “Que la noche sea nuestra”, sobre espacios nocturnos libres de acoso, y también herramientas de concientización sobre violencia de género. Se trata de aprovechar estos espacios estratégicos para la multiplicación de mensajes de prevención y visibilidad de estas temáticas.

Fernanda Ganuza, titular del área de Género y Diversidad Sexual municipal, explica que por un lado se llevará material promocional, como el llamado “recursero” —que detalla los lugares y modos de pedir ayuda y asistencia en casos de violencia de género— y el “violentómetro”, que explica cómo reconocer las primeras señales de violencia y cómo escalan exponencialmente los comportamientos violentos sumergiendo a la persona que padece la violencia en un espiral o ciclo del que es muy difícil salir.

Y por otro lado, se llevará al Festival la campaña “Que la noche sea nuestra”, una iniciativa que surgió inicialmente del CPA y se desarrolló junto al área de Género y Diversidad Sexual y diversas organizaciones sociales, para concientizar sobre el acoso y el abuso en el ámbito de la nocturnidad.

“Queremos visibilizar la desigualdad que existe, con relaciones asimétricas que se dan transversalmente en todos los ámbitos donde nos desarrollamos, y en este caso en particular en el ámbito de espacios nocturnos de recreación —señala—. Hay estereotipos que establecen cómo debe ser un hombre o como debe ser una mujer, y en ese marco muchas veces cuando las mujeres o los hombres se presentan de una forma diferente eso parece llamar al cuestionamiento”.

Juan Manuel Cristiani, titular del CPA, agrega que es necesario “poder pensar en espacios cuidados, en donde las personas que consumen no sean víctimas de nada por el hecho de consumir”. Y pone el énfasis en una aclaración: “Habitualmente se piensa que los consumos son los que generan las violencias. Y particularmente sobre la violencia de género, se escucha muchas veces que «el alcohol es el que promueve la violencia». Lo que nosotros planteamos es que el alcohol en todo caso cataliza una violencia previa, preexistente, que uno ya tiene adentro. Y que hay una estructura patriarcal que hace que algunos consumos estén habilitados para algunas personas y para otras no”.

Y ejemplifica: “Para las mujeres no está habilitado el consumo, no está bien visto, o si consumió es porque hay una segunda intención, está buscando algo. En los hombres es un atenuante, y en las mujeres es un agravante. Nos interesa romper con eso”.

Ganuza sintetiza el objetivo: “Esto es una política pública: la idea de trabajar con estas cuestiones, establecer que esto es un cambio de paradigma, que estamos en un proceso de cambio y que es importante que en un Municipio que es tan grande como el de Bariloche, donde hay tanta afluencia turística, donde llega gente de todas partes del mundo, se pueda concientizar sobre la diversidad, la perspectiva de género, la transversalidad y el tema de que los consumos sean cuidados”.

La titular de Género y Diversidad Sexual municipal reflexiona además sobre el grave contexto en el que son necesarias actividades de promoción y prevención: “Sigue habiendo femicidios en todo el territorio de la Argentina, y en lo que va del año, conforme a estadísticas del Observatorio Nacional «Ahora que sí nos ven», en lo que va del 2020 ya fueron 6 las mujeres asesinadas en los 10 primeros días de enero”.