La ciudad se afianza como Municipio Intercultural

Esta semana concluyó el primer ciclo de capacitaciones internas al personal municipal, para dar una mirada intercultural al diseño de políticas públicas. Fue en articulación con el Instituto de Investigaciones en Diversidad Cultural y Procesos de Cambio (IIDyPCa) de la UNRN.

El pasado martes se realizó el quinto y último encuentro del ciclo “Construyendo un Municipio Intercultural”, un espacio de capacitación para personal municipal. Con la participación de investigadores del CONICET, se brindaron conceptos teóricos y ejercicios prácticos para avanzar en políticas públicas interculturales.

La iniciativa partió de la Dirección de Promoción Social, que funciona bajo la órbita de la Secretaría de Desarrollo Social, Cultural y Deportivo. Si bien había antecedentes en el trabajo interno en estas temáticas, la sanción de la ordenanza N° 2641-CM-15 —que declaró a Bariloche como Municipio Intercutural— estableció la necesidad de profundizar el diseño y alcance de políticas de interculturalidad, que incluyan capacitaciones al personal, herramientas de educación y comunicación a residentes y visitantes sobre los alcances de este reconocimiento, además de incorporar las celebraciones mapuches como días no laborables.

Victoria Iglesias, referente del Departamento de Recursos y proyectos, es una de las principales impulsoras del Eje de Trabajo Transversal para la Interculturalidad, y desde allí surgió la iniciativa de este proyecto de formación: “La idea era que distintas áreas y compañeros puedan empezar a pensar en la temática como una mirada de nuestra tarea, que mejore las relaciones sociales en la ciudad, y que podamos reflexionar sobre cómo es ser parte de un Municipio Intercultural y cómo desde nuestra práctica podemos contribuir a que eso se lleve adelante y se modifiquen algunas cuestiones actuales”.

Para esto se pensó en un ciclo de 5 encuentros de capacitación, para los que se convocó al Instituto de Investigaciones en Diversidad Cultural y Procesos de Cambio (IIDyPCa) de la Universidad Nacional de Río Negro (UNRN). Así, reconocidas docentes e investigadoras participaron como formadoras y contribuyeron a la reflexión de diferentes temas.

La investigadora principal del CONICET Claudia Briones abrió el ciclo de encuentros a partir de la pregunta sobre qué es la interculturalidad, trabajando conceptos como cultura, identidad, diversidad y discriminación. La historiadora Ana Inés Barelli y la antropóloga María Emilia Sabatella incorporaron al debate los procesos migratorios actuales como otra arista de la interculturalidad que se suma a la de los pueblos originarios. Las especialistas Laura Kropff, Samanta Guiñazú y Miriam Álvarez brindaron su mirada sobre el genocidio indígena en el tercer encuentro, y en el siguiente Ana Margarita Ramos, Valentina Stella y Mariel Bleger trabajaron en particular al Pueblo Mapuche, sus memorias y resistencias.

Y Samanta Guiñazú, que además de antropóloga es especialista en Control y Gestión de Políticas Públicas, coordinó el último encuentro, de carácter más práctico, para debatir aplicaciones concretas de estos conceptos en el trabajo municipal en el territorio. De hecho, la investigación de Guiñazú en el CONICET gira en torno a los procesos de construcción de políticas públicas participativas, interculturales e interseccionales en la Municipalidad.

“Hace varios años venimos trabajando en conjunto —cuenta la antropóloga—, y una de las demandas concretas es cómo operativizar este concepto en políticas públicas, para que no quede un desfasaje entre lo teórico y la práctica”.

Guiñazú destaca que hubo “un gran protagonismo de los trabajadores en recuperar sus propias perspectivas y la visión de posibilidades e imposibilidades de transformar este concepto de interculturalidad y aplicarlo en la práctica cotidiana”. Y remarca que la cuestión central es “entender la interculturalidad como un concepto político, y la necesidad de la articulación entre el posicionamiento de los trabajadores y la voluntad política, la disponibilidad de recursos”.

Para la investigadora, “quedan un montón de cuestiones por avanzar y no es nada fácil, no hay ni recetas ni muchos antecedentes de políticas públicas interculturales, pero en eso estamos avanzando en conjunto con la Municipalidad”. Y reflexiona: “Es necesario continuar y seguir profundizando, dialogando, discutiendo y debatiendo, porque incluso en los trabajadores mismos del Municipio surgen las propias diversidades”.

Del ciclo de capacitaciones participaron un promedio de 80 trabajadores por encuentro, de muy diversas áreas pero principalmente de Promoción Social, Recursos Humanos, Dirección de Trabajo, delegaciones municipales, Centros de Desarrollo Infantil y Cultura. Además, en la organización hubo una colaboración activa de la Dirección de Recursos Humanos —COMUNICAR, Selección Interna y Personal—, el Departamento de Administración Central para la logística, y el SOYEM, que brindó sus instalaciones para los talleres.

Samanta Guiñazú, antropóloga e investigadora del IIDyPCa (UNRN-CONICET)

LINK PARA MATERIAL DE DESCARGA: http://bit.ly/2Mw8ywN